Inicio NACIONALES CONTRA LA VIOLENCIA FEMINICIDA: EZLN ANUNCIA SEGUNDO ENCUENTRO INTERNACIONAL “MUJERES QUE LUCHAN”

CONTRA LA VIOLENCIA FEMINICIDA: EZLN ANUNCIA SEGUNDO ENCUENTRO INTERNACIONAL “MUJERES QUE LUCHAN”

62
0

«Acordamos vivir y vivir es luchar”

CHIAPAS 22/SEP/2019.- El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) convocó a un Segundo Encuentro Internacional Mujeres que Luchan para celebrarse en el Caracol de Morelia en diciembre próximo, esto para discutir  y plantear propuestas en contra de los feminicidios, la violencia machista, así como “la matazón y la desaparición de mujeres”.

La Coordinadoras de Mujeres Zapatistas dijo que en nuestro país  está claro que el sistema capitalista y patriarcal es como un juez que ha dicho que somos culpables de haber nacido mujeres y por tanto nuestro castigo por ese delito es la violencia, la muerte o la desaparición.

Y que de todas las edades y de todas las condiciones sociales, a las mujeres las asesinan y las desaparecen porque son mujeres. Y, además, todavía las acusan de que la culpa es de ellas, por como se visten, porque andan y caminan por donde no deben de andar y caminar, que por salir a tales lugares a horas no debidas.

Y que no falta quienes con su estupidez sugieren que ya no salgan, que las mujeres deben estar siempre encerradas en sus casas, no deben salir, no deben estudiar, no deben trabajar, no deben divertirse, no deben ser libres.

“Cuesta mucho, hermana y compañera, ponerlo en palabras, porque es como una maldad muy grande que no se le puede poner un nombre. Y si ahora se dice “feminicidio” o como le pongan, no se ve que cambia nada. Siguen las muertas y las desapariciones. Y luego nuestras familias, nuestras amistades, nuestras conocidas, todavía tienen que luchar porque no nos maten o desaparezcan otra vez, cuando dejan sin castigo a los culpables o dicen que tuvimos mala suerte o, peor todavía, dicen que nosotras nos lo buscamos”, dijo la Coordinadora de Mujeres del EZLN.

“Todavía que tenemos que luchar contra la discriminación en la casa, en la calle, en la escuela, en el trabajo, en el transporte, con conocidos y con desconocidos, aparte es que dicen que buscamos morirnos. No, no morirnos, sino que nos violen, que nos asesinen, que nos descuarticen, que nos desaparezcan. Quienes dicen así son machistas o mujeres con pensamiento de machistas”, agregan.

Es por eso que convocaron a este Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan con un solo tema: la violencia contra las mujeres. Y ese tema en dos partes: Una de denuncia y otra de qué van a hacer para parar esa masacre que les están haciendo.

El día 26 de diciembre del 2019 es la fecha de la llegada. Los días 27, 28 y 29 de diciembre de 2019, son los días de encuentro y el mismo 29 de diciembre del 2019 se hará la clausura.

El lugar será en el Semillero que ahora llamarán “Huellas del Caminar de la Comandanta Ramona”, del Caracol Torbellino de Nuestras Palabras, de la zona Tzots Choj (en la comunidad de Morelia, MAREZ 17 de Noviembre), el mismo lugar donde fue el Primer Encuentro Internacional.

Señalaron que la llegada en ese caracol, “ahí se darán los gafetes y el programa, y de ahí las compañeras choferas las llevan al semillero donde no se permite que entren hombres, aunque sean hombres buenos o regulares o ni modos. O sea que ya ni siquiera se van a poder asomar los hombres ni ver de lejos nuestra reunión, porque el semillero está protegido por montañas”.

Señalaron que “los hombres pueden quedar en el caracol a esperar mientras ellas se reunen como mujeres que son, pero sólo si es que vienen acompañados con una mujer que responda y se responsabilice de que no hagan una tarugada. A ese lugar le vamos a decir que es “mixto”, o sea que pueden estar hombres y mujeres que así lo digan”.

“Ahí en ese lugar, donde van a poder estar hombres, de repente, tal vez, una comisión de mujeres zapatistas va del lugar del encuentro y les da plática de lo que se está denunciando en el semillero. Para que lo sepan pues. Y viera que tienen un poco de vergüenza, pues van y lo cuentan a otros hombres, y les dicen lo principal, que es que no vamos a esperar que entiendan o que se porten bien y se dejen de chingaderas, sino que vamos a organizarnos para defendernos primero, y luego para cambiar todo, Todo, TODO”, dice la convocatoria.

Extracto de la misiva :

Mira, te contamos que hace algunos años, antes de nuestro alzamiento y el inicio de la guerra contra el olvido, acá en las fincas valía más un pollo que la vida de una indígena. ¿No se puede creer? Pues sí, así decían los finqueros. Ahora nos están diciendo peor como mujeres que somos, porque lloriquean y se escandalizan por un vidrio y una pintada que dice la verdad.

Y la verdad no es sólo que nos están violando, asesinando y desapareciendo. Eso sí, pero también la verdad es que no nos vamos a quedar como que no pasa nada, bien portaditas y obedientes.

Tanto nos atacan que hasta ya parece que es un negocio del sistema. Si hay más mujeres asesinadas o desaparecidas o violadas o violentadas, entonces hay más ganancias. Tal vez por eso no se detiene esta guerra contra las mujeres. Porque ya no se puede creer que, cada día, son desaparecidas o asesinadas mujeres en todas partes, y el sistema sigue tranquilo, contento, sólo preocupado por la paga.

De repente puede ser que, si seguimos vivas, si no somos violentadas, entonces se arruina el negocio. Como que también habría que analizar si, al mismo tiempo que sube el número de mujeres violentadas en el mundo, suben también las ganancias de los grandes capitalistas. Tantas golpeadas, tantas desaparecidas, tantas asesinadas, igual a tantos millones de dólares o de euros o de la moneda que sea.

Porque lo sabemos bien que el sistema sólo atiende lo que le afecta la ganancia. Y lo sabemos bien también que el sistema hace ganancias de las destrucciones y las guerras. Entonces pensamos que nuestras violencias que tenemos, nuestras muertes, son pues ganancia para el capitalista. Y nuestras vidas, nuestras libertades, nuestra tranquilidad, son pérdidas de dinero para el sistema.

Entonces queremos que vengas y que digas claro tu denuncia. No para que la escuche un juez o un policía o un periodista, sino que para te escuche otra mujer, varias mujeres, muchas mujeres que luchan. Y así, compañera y hermana, tu dolor no esté solo y que se una con otros dolores. Y de tantos dolores que se unen no sale sólo un dolor muy grande, también sale una rabia que es como una semilla. Y si esa semilla se crece en organización, pues el dolor y la rabia se hacen resistencia y rebeldía, como decimos acá, y dejamos de esperar a que nos toque o no nos toque la desgracia, y nos ponemos a hacer algo, primero para detener esa violencia contra nuestra, luego para conquistar nuestra libertad como mujeres que somos.

Porque ésa es nuestra experiencia en nuestra historia como mujeres, como campesinas, como indígenas y como zapatistas.

Nadie nos va a conseguir la paz, la libertad, la justicia. Tenemos que luchar, hermana y compañera, luchar y arrebatárselas al Mandón.

Por eso la invitación al tema de Violencia contra las Mujeres no es sólo a denunciar, también a decir qué se hace o qué se hizo o qué se puede hacer para detener esos crímenes.

Lo sabemos, porque lo escuchamos y lo miramos en tus participaciones en el Primer Encuentro, que hay muchas formas o modos de la lucha como mujeres que somos. Lo sabemos que unas dicen que más mejor su forma, que la forma o el modo de otras no sirve, y muchas cosas que se dicen. Está bien si se discute aunque no se llegue a ningún acuerdo.

Pero el problema que miramos nosotras zapatistas, es que para poder discutir y pelearnos quién es más mejor feminista, pues primero tenemos que estar vivas. Y nos están matando y desapareciendo.

Entonces la invitación a este encuentro es para un solo tema: Violencia contra las mujeres. Y con dos partes: denuncia y propuestas de cómo hacer para parar esta guerra.

No es que vamos a sacar un acuerdo de todas luchar de la misma forma, porque cada quien tiene sus modos, sus geografías y sus tiempos. Pero de escucharnos las diferentes formas, pues nos va a dar ideas de cómo hacer, según vemos qué nos sirve y qué no.

El sistema quiere que sólo gritemos de dolor, de desesperación, de angustia, de impotencia.

Ahora se trata de que gritemos juntas, pero de rabia, de coraje, de indignación. Pero no cada quien por su lado, pedaceadas como nos violan y matan y desaparecen, sino que juntas, aunque cada quien en su tiempo, su lugar y su modo.

Y de repente, compañera y hermana, qué tal que aprendemos no sólo a gritar de rabia, y también hallamos el modo, el lugar y el tiempo, para gritar un mundo nuevo.

Fíjate, hermana y compañera, cómo están las cosas que para poder estar vivas, tenemos que hacer otro mundo. Hasta eso ha llegado el sistema, que sólo podemos vivir si lo matamos de una vez. No arreglarlo un poco, o ponerle buena cara, pedirle que se porte bien, que no sea tan malo, que no se pase. No. Destruirlo, matarlo, desaparecerlo, que no quede nada, ni cenizas. Así lo vemos nosotras, compañera y hermana, que es el sistema o nosotras. Así lo puso el sistema, no nosotras como mujeres que somos.

La misiva es firmada por la Coordinadoras de Mujeres Zapatistas para el Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan, de la Zona Selva-Fronteriza, Zona Altos de Chiapas, Zona Selva Tzeltal, Zona Tsots Choj y Zona Norte de Chiapas.

TEXTO: ISAIN MANDUJANO/CHIAPAS PARALELO

FOTO:  HAZEL ZAMORA MENDIETA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí